Guía Práctica Soluciones de eficiencia energética

Cera, líquido, gas: ¿Qué tecnología elegir para tus cabezales termostáticos?

Las muchas características de los cabezales termostáticos permiten a los instaladores ofrecer soluciones que satisfagan las necesidades de sus clientes. Entre ellas destacan tres tecnologías: elemento sensor de cera, líquido o gas. ¿Cuáles son las diferencias? STHexpert hace balance.

¿Cómo se ajustan los cabezales termostáticos?

Cabezal termostático con elemento sensor de cera

Es la tecnología más antigua, con el mayor tiempo de respuesta, superior a 20 minutos. Esta lentitud a menudo hace que los usuarios cambien el punto de ajuste constantemente, ya que la temperatura no se adapta a su demanda.

La histéresis de este dispositivo es 0,5, un 60% más alta que la de los elementos de gas y líquidos. Esto es una desventaja del cabezal termostático con sensor de cera porque, para un mayor rendimiento, el valor de la histéresis debe ser lo más bajo posible.

Otro inconveniente: el punto de ajuste tiende a desviarse con el tiempo y la vida útil del dispositivo es más corta que la de otros tipos de cabezal termostático. La principal ventaja es su bajo costo.

Cabezal termostático con elemento sensor líquido

En este caso, el líquido utilizado como snsor es el etil de acetato.  Su tiempo de respuesta oscila entre 16 y 20 minutos, lo que permite que una habitación se ventile sin que la calefacción se active inmediatamente.

La histéresis de esta solución es particularmente buena, con un valor de 0,3. Además, su configuración se mantiene estable con el tiempo. En resumen, esta tecnología es una buena opción entre rendimiento y tiempo de reacción.

Cabezal termostático con elemento sensor de gas

A diferencia de las otras 2 soluciones, estos cabezales termostáticos que funcionan con isobutano tienen un tiempo de respuesta muy rápido, menos de 10 minutos. ¿Consecuencia? Si aireamos una habitación, la calefacción se activará muy rápidamente. Finalmente, en el lado de la histéresis, el rendimiento es satisfactorio pero menor que el del elemento líquido: su valor es 0,4.

Válvulas termostáticas, como colocarlas para cumplir con la normativa – CTE

De las muchas soluciones disponibles en el mercado, los cabezales termostáticos con elemento líquido son los más vendidos. De hecho, representan la mejor relación en términos de su capacidad de respuesta, su precio y su rendimiento. Para obtener más información sobre las características de estas soluciones y descubrir las otras opciones a su disposición, consulte las soluciones de regulación de Standard Hidráulica.

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!


   
En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad