hacer el mantenimiento de la caldera
Soluciones de eficiencia energética

4 motivos por los que hacer el mantenimiento de la caldera

Todos los aparatos y electrodomésticos que utilizamos en nuestro hogar requieren de cierto mantenimiento para garantizar su buen funcionamiento. También para alargar la vida de los mismos. Hacer el mantenimiento de la caldera es importante por estos aspectos. Hoy te contamos cuáles son los motivos por los que es necesario.

Actualmente, en todo lo referente a climatización de hogares, la tendencia natural es la búsqueda de la eficiencia energética. Para esto tenemos que asegurarnos de que los aparatos e instalaciones climatizadoras funcionan correctamente.

Además, debemos recordar que respecto a la eficiencia, cuanto más eficientes son las soluciones e instalaciones de nuestro hogar, menores serán los gastos derivados de las facturas energéticas. Este ahorro nos beneficia como propietarios, ya que podemos destinar ese dinero en otras cuestiones.

4 motivos por los que hacer el mantenimiento de la caldera

Eficiencia energética

Esta es la razón principal para llevar a cabo un mantenimiento de la caldera. Mediante la revisión de esta, nos aseguraremos de que esté funcionando correctamente, y por lo tanto no esté gastando más debido a un mal funcionamiento o a una avería sin que nos hayamos percatado.

El mantenimiento de la caldera hace que tengamos la seguridad de que esta funciona a la perfección. De esta manera producirá agua caliente y generará calefacción de la forma más eficiente posible, reduciendo así el consumo energético y ahorrando en las facturas.

Reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera

Al hacer el mantenimiento de la caldera, estamos comprobando que esta funcione correctamente y no gaste más de lo que debería. De esta forma estamos reduciendo las emisiones de gases nocivos a la atmósfera, contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

Ahorrarnos posibles reparaciones

Uno de los puntos importantes a tener en cuenta a la hora de hacer el mantenimiento de la caldera es que nos estaremos adelantando a posibles futuras averías. Un mantenimiento periódico nos alertará sobre el desgaste de las piezas o futuros fallos.

La reparación de las calderas requiere costes elevados. En otras ocasiones podemos encontrarnos con que la caldera tiene poco arreglo, lo que supondrá un gasto muy elevado en el reemplazo.

Cuando llevamos a cabo el mantenimiento, podemos sustituir las piezas que se estén deteriorando antes de que se estropeen del todo.

Alargar la vida de nuestra caldera evitará que tengamos que sustituirla por completo o recurrir a reparaciones una vez se haya estropeado. De esta forma ahorraremos, no solo en las facturas energéticas, como hemos mencionado antes, sino también en gastos impredecibles.

Por una cuestión de seguridad

Debido al tipo de componentes que posee una caldera y a su forma de funcionar, se trata de una instalación que requiere de profesionales especializados en el área para realizar el mantenimiento o las reparaciones.

Al ser las calderas máquinas que generan calor y se encargan de conducirlo en forma de agua caliente o vapor, pueden ser artefactos peligrosos si funcionan incorrectamente. Al trabajar a presión, pueden producir expansiones violentas de agua o vapor en su interior. Si alguno de los componentes de la caldera no funciona correctamente, podrían ocasionarse accidentes.

Para que no lleguen a ocurrir averías graves o accidentes, es recomendable y fundamental un mantenimiento adecuado y regular de la caldera. Además, debe ser llevado a cabo por profesionales del área.

Otro de los problemas que puede causar una caldera en mal estado es la pérdida del monóxido de carbono. Este no se puede detectar de forma manual. Un técnico podría detectar una fuga de este tipo de gas en la caldera, en este caso debemos prevenirlo haciendo un mantenimiento a tiempo.

¿Cada cuánto tiempo se debe revisar una caldera?

Para un funcionamiento óptimo de una caldera de gas, se debe realizar un mantenimiento cada 2 años según el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios.

Por otro lado, para calderas de gasóleo se deben revisar todos los años. En ocasiones este tiempo podría ser menor, depende de lo que se especifique en el manual de mantenimiento del fabricante.

Habitualmente, los fabricantes suelen ofrecer el servicio de mantenimiento de la caldera. Esto tiene muchas ventajas, pues enviarán a un técnico experto en la caldera. Esto asegura una fiabilidad absoluta a la hora de llevar a cabo el mantenimiento y posibles reparaciones que hicieran falta.

Si quieres leer más sobre mantenimiento, reformas o eficiencia energética en el hogar, no dudes en pasarte por nuestro blog. Estos son algunos de los artículos que pueden interesarte:

3 innovaciones al servicio de la eficiencia energética.

Todo lo que debes saber sobre el mantenimiento de radiadores.

¿Cómo instalar un suelo radiante más eficiente?

About the author

Avatar

STH

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Suscríbete

Si quieres estar al día de las novedades del sector, suscríbete a nuestra newsletter.

En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad