Guía Práctica

¿Qué son los sistemas de polibutileno?

Los sistemas de POLIBUTILENO permiten construir redes de tuberías para agua caliente y fría, y también para calefacción, con mucha mayor facilidad que con otros componentes. Además, ofrecen numerosas ventajas, tanto en cuanto a resistencia como a durabilidad. Descubre sus secretos. ⇩

Desde hace ya bastantes años, en los sistemas de tuberías de agua fría y caliente de todo tipo de instalaciones se utilizan diferentes tipos de tuberías que ya no son siempre rígidas. También se emplean tuberías flexibles, un paso que ha sido posible gracias a los avances no solo en tecnología de materiales y en producción de nuevos tipos de conductos. También por los producidos en cuanto a sistemas de conexión de tuberías, que permiten unir unos tubos con otros de manera mucho más sencilla, rápida y limpia que la empleada en la unión de las antiguas tuberías de cobre y de otros elementos metálicos. Estos nuevos sistemas de conducción de agua se montan, entre otros, gracias a los sistemas de polibutileno.

Estos sistemas se construyen a base de tuberías elaboradas a partir del polibutileno. Pero ¿qué es el polibutileno? Pues un material termoplástico y flexible que puede transformarse por procedimientos como el moldeo por inyección, o mediante la extrusión, en gran cantidad de materiales. Eso sí, hemos comentado que se trata de un material flexible, pero hasta cierto punto, porque hay otros plásticos bastante más flexibles.

El polibutileno tiene la flexibilidad necesaria para poder curvarlo y salvar obstáculos con las tuberías hechas de dicho material sin tener que cortarlo. Por lo tanto, es adecuado para la construcción de tuberías. Tanto, que en la actualidad, este material plástico es el preferido del sector de fabricación de tuberías para construir conducciones de agua, tanto caliente como fría, a presión. Esto es así gracias a su elevada resistencia, y también por su flexibilidad. También por su capacidad de soportar temperaturas de hasta 100 grados.

Sistemas de polibutileno: la evolución de las tuberías de agua

Los sistemas de polibutileno para conducción de agua, sin duda, han supuesto un gran avance en la construcción de sistemas de conducción de agua a presión. Tanto por las propiedades de las tuberías como por la sencillez con la que se acoplan unas a otras. Además, dado que son flexibles, se manejan y montan con más facilidad. El polibutileno también permite fabricar tuberías con unas paredes más finas sin que por ello se pierda su resistencia. Y dado que en general son más finas, y se pueden doblar, hacen posible el montaje de tuberías en lugares estrechos y con poco espacio. Algo impensable con las tuberías de cobre o de otros materiales, como el plomo (ya casi desaparecidas), más antiguas.

Aunque en la actualidad el uso del polibutileno está muy extendido, se trata de un material que se descubrió hace relativamente poco: algo más de 50 años. Ya en la década de los años 60 del siglo pasado comenzó a utilizarse en sistemas de tuberías. Desde entonces, este material y los sistemas de polibutileno no han dejado de evolucionar. Ni en cuanto a componentes ni en cuanto a elementos y sistemas para su montaje. También han mejorado las técnicas empleadas para fabricarlo. Todos sus avances no solo han beneficiado a los sistemas de conducción de agua fría y caliente. Han llegado incluso a los sistemas de calefacción, que han hecho mejorar.

Las tuberías de polibutileno están disponibles en rollo continuo de hasta 50 milímetros de diámetro. Aunque vengan enrolladas, se pueden enderezar y manipular para disponerlas de la manera que se necesite. Y de tal manera que es posible trabajar con tuberías de hasta 500 metros de longitud. Por su ligereza y peso reducido, los sistemas de polibutileno no solo se pueden montar en el suelo y la parte inferior de las paredes. Se pueden instalar incluso en falsos techos. Eso sí, hay que colocarlos antes de instalar el techo. No importa si en su montaje se encuentran puntos de bloqueo y obstrucciones, puesto que se pueden manipular para rodearlos, gracias a su flexibilidad.

Estos sistemas se caracterizan porque sus tuberías pueden ser mucho más largas que las de otros materiales. Como hemos comentado, pueden manipularse hasta de 500 metros de longitud, aunque lo más habitual es que los sistemas de polibutileno las monten muchísimo más cortas. En cualquier caso, al poder instalar tuberías más largas se reducirán las juntas. Por tanto, también se rebajan los puntos de junta por los que se puede producir una avería o un poro, y escaparse el agua. Por lo tanto, los sistemas de polibutileno son mucho menos propensos a las averías.

Principales ventajas de los sistemas de polibutileno

Además de ser más ligeros y flexibles, y de soportar tuberías más largas y por tanto menos uniones, como hemos visto, los sistemas de polibutileno presentan muchas otras ventajas. Muchas son de rendimiento. Para empezar, sus conducciones tienen un nivel mucho menor de difusividad térmica que las tuberías elaboradas con cobre. Como resultado, aunque la temperatura sea muy baja, al agua que circula por su interior le costará mucho más congelarse. Así, aunque la temperatura exterior esté por debajo de cero grados, en el interior de las viviendas y locales con sistemas de polibutileno para la conducción de agua seguirán disfrutando de agua corriente sin mayores problemas.

En cualquier caso, cuando la temperatura es tan baja que su interior se congela, lo que hace una tubería de polibutileno es expandirse para poder soportar sin romperse el volumen que tiene el agua congelada de su interior, superior al que tiene cuando está en estado líquido. Después, cuando se descongelan al subir la temperatura, las tuberías se contraen para volver a su volumen anterior. Cuando esto pasa con tuberías de cobre, los reventones y las grietas cuando el agua se descongela son bastante frecuentes.

Pero ¿qué sucede cuando lo que transportan este tipo de tuberías es agua muy caliente? Pues no pasa nada ni la tubería queda dañada. Es más, la tubería, aunque el agua que va por dentro esté extremadamente caliente, seguirá estando fría, lo que se puede apreciar solo con tocarlas. De esta manera no sufren por el calor. Los sistemas de polibutileno, además, gracias a las propiedades del material con el que están fabricadas, no conducen el sonido. Lo suprimen. Además, por su resistencia, no resultan afectadas por los cambios de presión en la conducción del agua.

En ocasiones, como puede ser tras un corte en el suministro de agua por una avería, el agua entra en el sistema de tuberías con mucha presión. Esto puede llevar a las tuberías de cobre a experimentar el conocido como «golpe de ariete«, que puede derivar en roturas. Pero las de polibutileno, por sus características, no experimentan este efecto, y son capaces de resistir sin problemas la conducción de agua a una presión elevada. Por sus características, también son bastante resistentes a la cal, lo que evita que esta se deposite en su interior. De otra manera, la repetida acumulación de cal podría llevar a la obstrucción total o parcial de las tuberías, dificultando el suministro y comprometiendo la presión del agua.

La unión de tuberías para crear sistemas de polibutileno es mucho más sencilla que la empleada para unir tuberías rígidas fabricadas con otros materiales, como el cobre. Hay diversos sistemas de unión que facilitan la tarea, como el sistema push, de unión rápida, así como diversos accesorios para sistemas de polibutileno. Pero generalmente basta con cortar las tuberías con la longitud deseada, insertar el extremo de la tubería en el dispositivo que se empleará para unirla, hacer lo mismo con la otra tubería, y fijarlo. También se puede utilizar un sistema con el que basta con insertar un extremo de una tubería en el otro después de colocarle una rosca, y fijar la unión.

Duración de estos sistemas

Los sistemas de polibutileno empleados en la construcción de redes de tuberías para la conducción de agua tienen bastante resistencia al cloro. Tanto, que cuando circula por ellas agua con un nivel de cloro de 2 miligramos por litro a una temperatura de unos 20 grados, se calcula que pueden durar 25 años sin deteriorarse. Pero, efectivamente, podrían durar mucho más, porque la prueba no ha comprobado si pasado ese tiempo comienza su deterioro o no, y hay pruebas que establecen que su vida útil puede ser muchísimo mayor, y durar más del doble. En efecto, algunas pruebas con agua a mayor temperatura y concentración de cloro han estimado que su tiempo de vida útil en dichas condiciones supera sin problemas los 50 años.

En Europa se instalaron hace ya varias décadas sistemas de polibutileno en edificios e instalaciones públicas, sobre todo en sistemas de calefacción de suelo radiante, y su vida útil ha superado ampliamente los 35 años en muchos casos. Algunos de estos sistemas, con agua circulando a gran presión y temperaturas muy elevadas.

Por todo esto, los sistemas de polibutileno son cada vez más apreciados a la hora de instalar sistemas de tuberías para agua caliente y fría. También para calefacción. En Europa, al menos, se emplean de manera habitual en viviendas, sistemas públicos, empresas, fábricas y, en general, en todo tipo de instalaciones. Si quieres saber más sobre ellas de cara a la construcción de un sistema de tuberías para el agua o la calefacción, no dudes en preguntar a expertos en este tipo de conducciones, como STHexpert. Ellos te darán todos los detalles que necesites saber sobre los sistemas de polibutileno ¡anímate a preguntar o mira este vídeo!

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!