Normativa y Certificación Soluciones de eficiencia energética

Repartidores de costes de calefacción| ¿Cómo funcionan?

Una de las fuentes de ineficiencia energética es el reparto no igualitario de la calefacción en un sistema centralizado, sin control termostático y sin equilibrado hidráulico, independientemente de su grado de utilización o de si una vivienda tiene algún sistema de eficiencia energética. Esta situación desincentiva el ahorro y la eficiencia energética.

Real Decreto 736/2020

El Real Decreto 736/2020, regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios. Este decreto fija que los titulares de instalaciones centralizadas de calefacción, deben pagar su consumo de calefacción según el consumo realizado. Para ello, deben instalarse contadores de calorías o repartidores de costes para poder medir el consumo de energía.

Con el sistema por columnas, en cada vivienda existen varios puntos de entrada y de salida de agua caliente empleada para la calefacción. En este caso, la contabilización se complica porque no es factible instalar un contador de energía para cada radiador. En este caso, se utilizarán repartidores de costes para medir el consumo de calor de cada radiador. La lectura de estos dispositivos se realiza de forma remota, enviando la información a través de un sistema inalámbrico.

El montaje profesional del repartidor de costes de calefacción es una condición fundamental para la toma correcta de los índices del radiador. Por lo tanto, es necesario cumplir estrictamente los datos generales de los requerimientos de la norma DIN EN 834. De acuerdo con esta norma los repartidores de costes de calefacción son instrumentos de registro de mediciones de la temperatura a lo largo del tiempo. La temperatura sirve para la determinación de la transmisión del calor de los radiadores situados en las habitaciones, en las que se han montado los repartidores de costes o sus sensores.

El valor mostrado no evaluado, es el valor aproximado del total en el tiempo, tomado de la medición de la diferencia de temperatura entre las superficies de los radiadores de las habitaciones y el local.

Repartidores de Costes vs Contadores de Energía

¿Para qué se necesita un repartidor de costes?

Para asignar los costes de calefacción en edificios de apartamentos con calefacción centralizada de radiadores.

¿Cuándo se debe usar contadores de energía y cuando repartidores de costes?

Los contadores de energía se utilizan para medir el consumo en edificios con instalación de tuberías en anillo.

Los repartidores de costes se utilizan para registrar el consumo en edificios con instalación de tuberías en columnas. Solo para instalaciones de calefacción por radiadores, no para sistemas de suelo radiante.

Los repartidores de costes no son dispositivos de medida. Hablamos de registros de consumos. No cuentan en valores como KWh, MWh, litros…, ni cuentan euros, m³ de gas, …, solo cuentan en «unidades“. Por esta razón, en un mismo edificio, todos los radiadores tienen que estar equipados con repartidores de costes del mismo tipo (mismo fabricante), ya que cada fabricante tiene diferentes “unidades”

Facturación con Repartidores de Costes

Facturar con contadores de energía es muy fácil. Los contadores de energía miden el consumo de cada piso de forma muy precisa (si están bien instalados). Para facturar solo se necesita el consumo en KWh o MWh de todos los contadores, desde la última lectura. Tampoco se necesita ningún factor de conversión.

Con los repartidores de costes, antes de hacer la suma del consumo registrado hay que tener en cuenta el tipo de radiador y la diferencia de potencia. Para facturar se necesita un factor de conversión diferente para cada repartidor de costes.

Índice de consumo = Valor de la pantalla x (Kc / 2,288) x Kq

Kc: Coeficiente de transferencia de calor

Kq: Potencia del radiador en W / 1000

Con el fin de adaptar el repartidor de costes de calefacción con los diferentes radiadores de calefacción, se utilizan los llamados coeficientes de evaluación. El coeficiente de evaluación de transferencia Kc es propio de cada radiador y depende de la potencia de calefacción del radiador, del tipo de radiador y del tipo de instalación. Cada repartidor debe programarse con los valores Kc que coinciden con el radiador. Solo se puede utilizar un tipo de repartidor en la comunidad. Es decir, el modelo de repartidor y su método de medición deben ser los mismos.

Los valores de Kc solo son válidos para el tipo de repartidor utilizado. No se deben utilizar los valores Kc de un modelo en otro modelo de repartidor. El repartidor de costes de calefacción debe instalarse en el punto de instalación especificado en el manual de instalación.

El coeficiente de evaluación (Kq), es el valor numérico (adimensional) de la potencia del radiador de calefacción en condiciones normales. La potencia en condiciones normales se mide en vatios (W).

El repartidor de costes siempre necesita dos puntos de detección:

  • Sensor de la temperatura de la habitación
  • Sensor del radiador

Si la entrada del flujo es por la parte superior del radiador, el repartidor de costes se puede instalar a una altura del 50% o del 75%. Considerando los valores de Kc para estas alturas. Si la entrada del flujo es por la parte inferior del panel, considerar estas alturas desde el suelo.

El registro del consumo empieza solo cuando el sensor del radiador es > 3°K que el sensor de la habitación. Esto significa, que el repartidor de costes tiene que ser montado en un lugar preciso y con las herramientas adecuadas.

Una desventaja que tiene el sistema con repartidores de costes es que las pérdidas de calor de las tuberías no se pueden contabilizar.

Sistemas de lectura remota

La lectura de consumos se realiza enviando la información a través de una red inalámbrica.

La parametrización, configuración de la radio y gestión de consumos de los repartidores de costes se realiza utilizando un software específico. La mayor ventaja del sistema por vía inalámbrica es que no es necesario ningún tipo de obra de albañilería, ni de cableado. El protocolo más habitual en estos sistemas es OMS. OMS es un sistema abierto que permite que cualquier empresa, que disponga de dispositivos y el software necesario para leerlos, pueda ofrecer a la Comunidad de Propietarios el servicio de lectura y facturación.

En este caso, el usuario no tiene que realizar la lectura del contador, ya que los datos se transmiten directamente, no es necesario acceder a la vivienda para realizar la lectura. Son sistemas seguros y que aportan máximo confort.

 

 

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!