Normativa y Certificación Soluciones de eficiencia energética

Contabilidad individual de consumos en instalaciones centralizadas

Toda instalación térmica que dé servicio a más de un usuario dispondrá de algún sistema que permita el reparto de los gastos correspondientes a cada servicio (calor, frío y agua caliente sanitaria) entre los diferentes usuarios, tal como indica el RITE en IT 1.2.4.4 Contabilización de consumos.

Desde la publicación del RITE (RD 1027/2007) todos los edificios construidos a partir de 2007 deben tener contadores de calefacción instalados que permitan que cada vecino pague la calefacción en función de su consumo real medido.

El CTE en DB HS Salubridad del 20-12-2019 sigue en la misma línea, indicando la necesidad de disponerse de un sistema de contabilización tanto de agua fría como de agua caliente para cada unidad de consumo individualizable. El contador contará con preinstalación adecuada para una conexión de envío de señales para lectura a distancia.

El 04 de agosto, se publicó el Real Decreto 736/2020, por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas de edificios. Este decreto fija que los titulares de instalaciones centralizadas de calefacción y/o refrigeración, deben pagar su consumo de calefacción o refrigeración según el consumo realizado.

Para ello, deben instalar contadores de calorías o repartidores de costes para poder medir el consumo de energía de cada consumidor. La instalación de uno u otro dispositivo depende de la distribución del sistema (en anillo o en columnas)

Quedan exentos los inmuebles situados en las zonas climáticas más cálidas; zonas α, A y B, definidas en el CTE.

En el sistema de distribución en anillo existe un único punto de entrada y de salida para las tuberías de calefacción. En el sistema de distribución por columnas la distribución se realiza desde el cuarto de calderas a cada una de las viviendas a través de varias columnas verticales, sin que exista una separación por vivienda.

El plazo de amortización de la inversión debe ser menor a 4 años.

Los usuarios finales de estas instalaciones deben de disponer de los medios necesarios para controlar su propio consumo. Tal como válvulas termostáticas en cada radiador.

Los sistemas de contabilización instalados tienen que disponer de un servicio de lectura remota para permitir la liquidación individual.

Los sistemas de contabilización ya instalados actualmente tienen que permitir realizar lecturas remotas o ser sustituidos por otros sistemas que sí lo permitan.

Así mismo, es recomendable instalar un sistema de regulación y equilibrado hidráulico en el circuito de calefacción.

Sistema de anillo

La contabilización de consumos de calefacción en sistemas de distribución en anillo se realiza mediante un contador de calorías, que mida el consumo de calor o refrigeración de cada vivienda. El dispositivo incorpora un contador de agua, dos sondas de temperatura y una unidad electrónica totalizadora que calcula la energía que se consume. El sistema de lectura se puede realizar de forma manual o de forma remota, enviando la información a través de un sistema M-Bus o por red inalámbrica.

Medición individual remota de consumos

Sistema por columnas

Con el sistema por columnas, en cada vivienda existen varios puntos de entrada y de salida de agua caliente empleada para la calefacción. En este caso, la contabilización se complica porque no es factible instalar un contador de energía para cada radiador.

En este caso, se utilizarán repartidores de costes para medir el consumo de calor de cada radiador. Para estos sistemas, la lectura se realiza de forma remota, enviando la información a través de un sistema inalámbrico.

Sistemas de lectura remota

La lectura se puede realizar enviando la información a través de un sistema por cable (M-Bus) o a través de una red inalámbrica.

M-Bus es una norma europea para la lectura remota de contadores cableados y la conexión de sensores para el control y la supervisión. El sistema M-Bus sirve para la comunicación y lectura a distancia, de todo tipo de contadores de agua y de energía, según se describe en la norma EN 1434-3.

La ventaja del sistema M-Bus es su flexibilidad, una interfaz estandarizada significa que no habrá problema en integrar aparatos de distintos fabricantes sobre un mismo bus.

Si se compara con un sistema de radiofrecuencia, se recomienda el sistema cableado cuando los aparatos de medición deben transmitir la información de forma instantánea, si la instalación consta de pocas unidades, pero repartidas por una amplia área o hay dificultad en la transmisión de las ondas.

La mayor ventaja del sistema por vía inalámbrica es que no es necesario ningún tipo de obra de albañilería, ni de cableado. El protocolo más habitual en estos sistemas es OMS. OMS es un sistema abierto que permite que cualquier empresa, que disponga de dispositivos y el software necesario para leerlos, pueda ofrecer a la Comunidad de Propietarios el servicio de lectura y facturación.

En ambos casos, el usuario no tiene que realizar la lectura del contador, ya que los datos se transmiten directamente, no es necesario acceder a la vivienda para realizar la lectura. Es posible integrar contadores de agua fría y caliente, y de calorías. Son sistemas seguros y que aportan máximo confort.

¿Cómo mejorar la eficiencia energética en instalaciones de calefacción?

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!


   
En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad