Razones por las cuales hacer el mantenimiento de instalaciones de gas
Guía Práctica Reformas y rehabilitación

Razones por las cuales hacer el mantenimiento de instalaciones de gas

El buen estado de las instalaciones domésticas de gas (y también de las de las empresas) es vital. No sólo para que el suministro se preste con normalidad. También por muchos otros motivos. Por tanto, es aconsejable revisar su estado y funcionamiento cada cierto tiempo. Y tras la revisión y el diagnóstico de los problemas que pueda tener, si los hubiese, realizar las tareas de mantenimiento de instalaciones de gas necesarias para que todo funcione correctamente.

Es indudable que para ello, lo más aconsejable es acudir a expertos en instalaciones de gas. De otra manera, es muy probable que se pase por alto alguna deficiencia. O también algún ajuste que pueda mejorar el servicio o el suministro. Un experto en la materia puede no solo revisar este tipo de instalaciones, sino también señalar posibles averías antes de que se produzcan. Por tanto, se puede abordar su mantenimiento preventivo. Pero estas no son las únicas razones que hay para hacer un mantenimiento de instalaciones de gas periódico.

Mantenimiento de instalaciones de gas: cuándo realizarlas

En primer lugar, hay que tener en cuenta que, de manera obligatoria, hay que efectuar una revisión de la caldera de gas cada dos años. Además, la instalación debe pasar una revisión completa cada cinco años. Independientemente de estas revisiones, se pueden realizar otras. Por ejemplo, cada año. Es lo que proponen para las calderas, por ejemplo, muchos contratos con empresas de mantenimiento.

Con esta revisión se obtienen numerosas ventajas. Por un lado, se revisa su eficiencia energética, además de controlar que las emisiones de gases estén dentro de los límites. También se vigila que funcione como es debido, lo que llevará no sólo a un mejor funcionamiento del sistema. También a un ahorro energético, dado que funcionará prácticamente siempre de manera óptima.

Estas empresas también pueden ofrecer una revisión periódica de la instalación completa, lo que añade bastantes ventajas a la revisión de la caldera. A pesar de que suba de manera sensible el precio del contrato de mantenimiento (porque se suelen firmar contratos de mantenimiento de las instalaciones de gas), a la larga es más rentable, debido a que se pueden prevenir problemas antes de que aparezcan.

Ventajas de realizar mantenimientos del gas de forma periódica

Ya hemos mencionado algunas de las ventajas que se puede obtener si se realiza de manera periódica un mantenimiento de instalaciones de gas. Al estar siempre en perfecto estado, el nivel de seguridad de quienes viven o trabajan en el lugar en el que está la instalación es mayor. También el confort de la vivienda o el establecimiento será el máximo. Si las instalaciones del gas están en perfecto estado, la calefacción funcionará correctamente. Y también pasará lo mismo con el agua caliente.

El mantenimiento instalaciones de gas, si se hace periódicamente, también es ventajoso para la economía doméstica. O, en el caso de que se trate de una instalación de una tienda o la de una empresa, para los presupuestos del negocio. Si tanto la caldera como las conducciones de gas han pasado las revisiones de manera satisfactoria, su rendimiento será óptimo. Por tanto, funcionará de la manera lo más eficiente posible, y consumirá menos. Esto repercutirá positivamente en el bolsillo del hogar o de la empresa.

Con un mantenimiento adecuado de la instalación, también se pueden detectar fugas de gas con más facilidad y frecuencia que si no se hace. En la mayoría de los casos, se podrán detectar a tiempo. De esta manera, no solo habrá menos problemas de seguridad con la instalación. Las reparaciones de las fugas también serán mas rápidas y sencillas, y menos costosas. Todo gracias a su pronta detección, que evita que vayan a más.

Aparte de todo esto, se pueden conseguir todavía más ventajas si se contrata un servicio de mantenimiento de instalaciones de gas atendido por especialistas y profesionales. Porque además de todas las que acabamos de ver, se pueden conseguir más beneficios de índole económica. Generalmente, este tipo de servicios se contrata mediante el pago de una cantidad anual. Pero esta cantidad no solo incluye las revisiones, sino que también cubre varias tareas básicas de reparación de averías. En la mayoría de casos tan solo será necesario abonar las piezas que sea necesario cambiar. La mano de obra estará incluida en la cuota anual del servicio.

En definitiva, realizar de forma periódica el mantenimiento de instalaciones de gas no solo es beneficioso para las mismas. También lo es para la economía doméstica o del negocio en el que se encuentren las instalaciones. Gracias tanto a las revisiones periódicas como a la reparación de problemas o a la sustitución de piezas que puedan estar desgastadas, el nivel de confort y seguridad de la instalación será el mayor posible.

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!