Certificado de eficiencia energética: qué es y para qué sirve
Reformas y rehabilitación Soluciones de eficiencia energética

Certificado de eficiencia energética: qué es y para qué sirve

Desde hace algunos años, el ahorro de energía de las viviendas no se limita únicamente a elegir electrodomésticos de menor consumo. También se tiene en cuenta el nivel de eficiencia energética de la propia casa. Esto se debe a que cuanto mayor sea la eficacia de la vivienda en cuanto a energía, menor consumo de energía eléctrica y/o gas natural. Claro está, en función del tipo de calefacción o agua caliente que se tenga instalado. Por lo tanto, también más ahorro, puesto que las facturas serán más numerosas. Pero ¿cómo saber el nivel de eficiencia de una vivienda? Pues con el certificado de eficiencia energética.

Este certificado es un indicativo de cuánta energía consume una vivienda o un edificio. Pero, para quienes busquen ser más respetuosos con el medio ambiente, también es un marcador muy revelador de las emisiones que la vivienda o el edificio emite a la atmósfera. Pero seguro que te estarás preguntando qué es ese certificado de eficiencia energética del que hablamos y para qué sirve. Te lo contamos.

¿Qué es un certificado de eficiencia energética?

Un certificado de eficiencia energética no es más que un documento con un indicador que marca el nivel de consumo de un edificio o de una vivienda. Pero también la cantidad de emisiones de dióxido de carbono (CO2) que expulsa a la atmósfera. El indicador del nivel de eficiencia del certificado está marcado por una letra que va de la A a la G. La A se otorga a las viviendas con un mayor nivel de eficiencia energética, y la G, a las que tienen el menor. Entre ellas están el resto de letras, que indicarán un mayor o menor nivel de eficiencia.

Este indicador, por tanto, quiere decir que las viviendas con un certificado de eficiencia energética A son las que menos energía consumen. Por tanto resultan más económicas en cuanto a facturas de electricidad, gas y agua caliente. Mientras tanto, las que tienen una letra G en este certificado son las que más consumen. Y por tanto, las que conllevan un mayor gasto para sus propietarios o habitantes. Generalmente, estas últimas suelen ser casas bastante antiguas y con un escaso nivel de mantenimiento.

El certificado de eficiencia energética lo expide un técnico independiente debidamente autorizado y capacitado para ella. En él se detalla diversa información sobre las características de una vivienda o edificio relacionadas con su consumo de energía. Esta información reflejada en el certificado se indica de manera totalmente objetiva.

Para su elaboración se calcula, de manera aproximada, el consumo por año de energía que sería necesario para cubrir la demanda de energía del edificio o vivienda a certificar. Eso sí, para este dato se tiene en cuenta que la ocupación y funcionamiento del edificio o vivienda serían las consideradas como normales. En el cálculo de la demanda energética está recogida el agua caliente, calefacción, luz, ventilación, y refrigeración para rebaja del calor en las épocas cálidas del año.

¿Cuándo se necesita?

Este certificado de eficiencia energética es obligatorio ya desde hace varios años para todos los edificios y viviendas de nueva construcción. Concretamente, es obligatorio que lo tengan desde el 1 de junio de 2013, aunque hay algunos edificios construidos a partir de 2007 que ya contaban con él, porque se acogieron a la normativa anterior, aprobada en dicho año.

Además de en los edificios de nueva construcción, desde dicha fecha, todas las viviendas o edificios que vayan a alquilarse o venderse tienen que contar con este certificado. Por tanto, antes de poner una vivienda a la venta, o de alquilarla, es necesario tramitar un certificado de eficiencia energética para él. Con todo lo que ello conlleva en cuanto a plazos, esperas y pago de tasas.

No obstante, en muchos casos las inmobiliarias suelen ofrecer la tramitación gratuita del certificado a quienes encarguen la venta o alquiler de un inmueble. Por lo tanto, un trámite menos y un gasto menos del que preocuparte si decides contar con los servicios de una empresa de este tipo. Pero si vas a venderlo o alquilarlo por tu cuenta, tendrás que realizar tú los trámites para poder obtenerlo.

¿Cómo empezar a tramitar el certificado de eficiencia energética?

Para conseguir el certificado de eficiencia energética, lo primero que tienes que hacer es acudir a la web correspondiente para la solicitud de tu comunidad autónoma. En la web oficial del gobierno de cada comunidad habrá un apartado específico para ello y basta con efectuar una búsqueda online para localizarlo con rapidez. Por lo general, además de introducir los datos de quien hace la solicitud, y los del inmueble o vivienda para la que se quiere conseguir el certificado, podrá seleccionar el profesional encargado de la tramitación en persona del certificado de un listado.

Una vez cursada la petición, el técnico elegido contactará con la persona que ha hecho la solicitud del certificado de eficiencia energética para cerrar una cita para ir al inmueble. Pero ¿quién es este técnico y qué preparación tiene para ello? Pues una específica de tipo técnico. Siempre relacionada con la formación universitaria de grado medio o superior. Es decir, un técnico de tramitación del certificado de eficiencia energética puede ser un arquitecto o un arquitecto técnico, un ingeniero superior o un ingeniero técnico.

En estos dos casos, pueden ser de diversas especialidades, desde un ingeniero de materiales hasta uno de caminos, canales y puertos. Esto se debe a que su tarea no se limita a la toma de datos que veremos a continuación. También tiene que tener diversos conocimientos, entre otras cosas, sobre edificación y materiales de construcción y aislamiento.

Cuando lo visite, tomará sus datos y medirá sus estancias. Además hará fotos y todo tipo de anotaciones. Entre ellas su orientación, el tipo de cerramientos de que dispone o qué instalación de calefacción y agua caliente tiene instaladas. En este punto, aunque lo hayas seleccionado en un listado oficial, es aconsejable comprobar que, efectivamente, cuenta con la habilitación específica para la realización de este tipo de trámite.

Tramitación y registro

Ya terminada la visita, y con los datos que ha recogido, el técnico comenzará la tramitación propiamente dicha del certificado de eficiencia energética. Para ello rellena la documentación pertinente en el software oficial para la tramitación del certificado de eficiencia energética. Cuando termine, emitirá el certificado. Además, también tendrá que elaborar un informe con consejos y sugerencias de optimización. Esto será así siempre que tenga que sugerir la realización de mejoras para conseguir un certificado con una mejor calificación. Esto le permitirá mejorar su eficiencia a nivel de energía.

Una vez hecho esto, el técnico registrará el certificado ante el organismo encargado de recopilarlos de la comunidad autónoma en cuestión. En muchos casos será necesario abonar unas tasas para el registro, que pagará quien efectúa la solicitud. No se trata de una cantidad elevada, eso sí, por lo que no supondrá un problema excesivo para tu presupuesto. El valor de las tasas te lo comunicará el técnico encargado de hacer todos los trámites. Y una vez pagadas y el certificado registrado, te enviará toda la documentación.

En ella estará incluido el certificado de eficiencia energética, el informe con las medidas que propone el técnico para que pueda mejorar la calificación y un justificante del registro del certificado en el organismo correspondiente de la comunidad autónoma. También, en caso de que haya que abonar una tasa por el registro del certificado, un justificante de que el pago de las mismas se ha efectuado satisfactoriamente.

La etiqueta energética

En un principio esta será la documentación que reciba el dueño del edificio o la vivienda, pero queda otra, que probablemente tardará algo más en llegar. Se trata de la etiqueta energética, la que contiene la letra asignada al inmueble en cuestión en función de su nivel de eficiencia en cuanto a energía. Primero la recibirá el técnico que ha cursado los trámites. Cuando esté en su poder tendrá que hacérsela llegar al dueño de la vivienda o el inmueble. Pero ¿cuánto tarda en llegar? Pues depende bastante de la comunidad autónoma en la que se han realizado los trámites. En unas tarda aproximadamente 48 horas en estar en poder del técnico. Pero en otras hay que esperar incluso un mes o más para conseguirla.

Estos son los puntos principales que debes conocer sobre el certificado de eficiencia energética. Con él no solo sabrás qué nivel de consumo de energía tiene una vivienda o edificio. También contarás con datos para conocer las emisiones del lugar en el que vives, trabajas o tienes tu empresa. Por supuesto, también dispondrás, en caso de que tenga una calificación elevada, con un elemento para revalorizar tu vivienda. Porque unos futuros compradores o inquilinos que sepan que el inmueble que les estás ofreciendo tiene un menor consumo de energía pueden estar dispuestos a pagar un poco más.

Sabrán que su posibilidad de ahorro en facturas de energía es mayor que en casas más antiguas o peor aisladas. Conseguirlo, como has visto, es realmente sencillo. Ponte manos a la obra sin perder tiempo para conseguirlo cuando quieras vender o alquilar tu casa.

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!