Guía Práctica Soluciones de eficiencia energética

Instalaciones centralizadas utilizando aerotermia

Las instalaciones centralizadas mediante aerotermia son una solución perfecta para comunidades de vecinos en localidades con un clima cuyos inviernos no sean demasiado rigurosos y que tengan veranos cálidos. Permiten conseguir a todos sus vecinos calefacción, agua caliente e incluso aire acondicionado.

Las energías renovables están experimentando un auge muy importante en los últimos tiempos. A ello no solo contribuyen las iniciativas para el cuidado del medio ambiente que están poniéndose en marcha en todos los sectores, entre los que están los relacionados con los suministros básicos. También las numerosas ventajas que aportan para la obtención de gas, agua caliente o electricidad. Puede que en un primer momento, para su instalación, sea incluso realizar una inversión notable. Pero a la larga, ofrecen tantas ventajas, incluso económicas, que las instalaciones centralizadas que las utilizan están creciendo cada vez más en comunidades de vecinos de todos los tamaños.

¿De qué tipo suelen ser estas instalaciones centralizadas que toman como fuente energías renovables? Pues pueden ser o bien de energía solar o de aerotermia. Con su nombre, las primeras dejan claro que lo que utilizan como fuente para producir agua caliente y calefacción es la luz y el calor del sol. Pero en el caso de las instalaciones centralizadas por aerotermia, puede que no esté tan claro ni su fuente de energía ni cómo funcionan. Descubre a continuación qué son, qué tipo de energía utilizan y cómo funcionan.

¿Qué son las instalaciones centralizadas de aerotermia?

Al hablar de instalaciones centralizadas de aerotermia tenemos que abordar antes de nada de qué estamos hablando cuando nos referimos a ellas. En primer lugar, se trata de instalaciones que se despliegan en bloques de viviendas, o en grupos de casas, en las que todas las viviendas que forman parte de la instalación están conectadas a una única fuente de energía. Esta, después, se reparte dede un punto central a todas las viviendas, que disfrutan de ella de manera individualizada. Generalmente, para conseguir calefacción, agua caliente, o ambos suministros.

En el caso de las instalaciones centralizadas de aerotermia o energía aerotérmica, son las que utilizan como fuente de energía la que tiene el aire. La tecnología de este tipo de instalaciones se encarga de sacarla mediante una bomba especial de calor. En invierno, esta bomba suministra aire caliente al interior del edificio partiendo del frío que hace en el exterior.

Con este aire se puede calentar tanto la calefacción como el agua caliente sanitaria. Y además, este tipo de instalaciones también se pueden emplear para disfrutar de aire acondicionado centralizado en verano. En este caso, el sistema toma el aire caliente del exterior y lo transforma en aire frío, que saldrá después por los aparatos de aire acondicionado para refrigerar ambientes. Y todo con una única instalación centralizada.

Por sus características, eso sí, este tipo de instalaciones no están especialmente recomendadas para climas en los que hace mucho frío en invierno. Funcionan mejor en puntos en los que las temperaturas invernales son más suaves. Si además se utilizan también para obtener aire acondicionado en verano, ten en cuenta que donde mejor funcionan son en puntos en los que los veranos son bastante calurosos.

Se trata de instalaciones que además presentan otra ventaja: la económica. Las instalaciones centralizadas de aerotermia son extremadamente eficientes en cuanto a energía. ¿Qué implica esto? Pues que por un precio muy asequible se contará con el aire caliente que es necesario para caldear o refrigerar una vivienda. También para conseguir agua caliente, puesto que tanto en el caso de la calefacción como en el del agua caliente, el calor del aire se pasa al agua. Después, una vez caliente, circula por las tuberías y llega a los radiadores y a los grifos como sucede con otros sistemas. Mientras tanto, la inversión inicial que requiere su instalación se irá compensando poco a poco a base de ahorrar en gasto energético.

Los sistemas de aerotermia constan de al menos una unidad colocada en el exterior desde la que se coge el aire exterior y al que se saca la energía. Esto se consigue gracias a un elemento refrigerante, que se encarga de su absorción. De ahí parten unas tuberías de cobre que van hacia las unidades interiores y conectan con ellas. El elemento refrigerador va por estas tuberías, siempre en estado gaseoso. Cuando este llega a la unidad interior se encarga de transmitirle el calor. El gas se condensa entonces y, ya como líquido, regresa a la unidad exterior. Esto cuando funciona para la calefacción y el agua caliente sanitaria. En verano, el aire se extrae y la energía que pasa a la unidad interior sirve para refrigerar el aire.

Este sistema es, por tanto, un circuito cerrado. En él también hay otro elemento para que funcione correctamente: el compresor. Con él se sube la presión al sistema, y también consigue elevar la temperatura que tiene el elemento refrigerante cuando ha cogido la energía extraída del aire.

Ventajas de las instalaciones centralizadas por aerotermia

En el punto anterior ya hemos visto algunas de las ventajas de la aerotermia en las instalaciones centralizadas: permite un elevado nivel de ahorro energético. Además, con un mismo sistema se puede contar con agua caliente, calefacción y aire acondicionado. Pero tiene muchas otras más, como veremos a continuación.

Para empezar, en caso de que ya existan instalaciones de calefacción y agua caliente en las viviendas, se pueden utilizar para la centralización mediante aerotermia. Eso sí, no siempre, por lo que lo más recomendable es que antes de emprender las obras para su instalación consultéis todas las posibilidades con una empresa experta en este tipo de instalaciones. Ellos os informarán tanto de las ventajas como de los posibles inconvenientes que podáis tener.

Eso si, en general no habrá problemas con la instalación de este tipo de sistemas, ya que funciona en combinación con agua, como muchos tipos de calefacción que emplean una caldera para calentarla y llevarla a los radiadores. Por eso puede utilizarse tanto con sistemas de calefacción mediante radiadores como con los de suelo radiante. Basta con conectar el circuito de entrada a la vivienda a la caldera que está instalada.

Además, es más que probable que no sea necesario utilizar salida de humos de la caldera, por lo que puede eliminarse. La aerotermia no genera humos, por lo que no hace falta una salida para ellos. Y pueden aprovecharse para este nuevo sistema de calefacción todos los elementos del antiguo que hay en la vivienda. Por tanto, a nivel de interior no será necesario hacer prácticamente ningún cambio.

Otra de las ventajas es que los sistemas de aerotermia no son tan voluminosos como puedas pensar. Sus equipos son de un tamaño bastante compacto. Por lo tanto se pueden colocar sin excesivos problemas en las cubiertas de los edificios. Pero también en los patios interiores. Esto es posible, eso sí, gracias a que, sobre todo los equipos más modernos, se caracterizan porque apenas hacen ruido. Su nivel de ruido es muy bajo, lo que evita molestias a los vecinos.

Gracias a esto, la sustitución de sistemas centralizados de calefacción y agua caliente que funcionan mediante combustibles fósiles es más sencilla, porque muchas calderas están instaladas en estancias realmente pequeñas y no hay espacio para colocar los dispositivos generadores de otros sistemas, o calderas más modernas pero más grandes. Los aparatos de extracción de aire exterior de los sistemas de aerotermia, al poderse colocar en el exterior, acaban con el problema.

Por otro lado, estos sistemas pueden contar, para mayor seguridad y que no se interrumpa su funcionamiento, con varias unidades de generación de aire. De esta manera, si por cualquier motivo hay una avería en una, el resto seguirán funcionando. Como resultado, los vecinos no dejarán de tener calefacción, agua caliente o aire acondicionado.

Un sistema centralizado de aerotermia, además, una vez instalado necesita muy poco mantenimiento. Su instalación es también bastante sencilla, lo que incide en una mayor rapidez en su preparación. El sistema estará listo para empezar a funcionar en mucho menos tiempo del invertido en poner en marcha un sistema centralizado convencional. Y por si fuera poco, son sistemas bastante duraderos.

Inconvenientes de los sistemas de aerotermia

Aunque los sistemas centralizados por aerotermia ofrecen numerosas ventajas, como todo, también tienen sus inconvenientes. El principal quizá es que si se cambia un sistema centralizado de calefacción mediante combustibles fósiles por uno de aerotermia puede que haya que aumentar la potencia eléctrica que tiene contratada la comunidad de vecinos. Eso sí, no sucede en todos los casos. Por eso, antes de nada es conveniente asegurarse de la potencia con la que se cuenta antes de comenzar las obras, y consultar con un experto si será necesario aumentarla.

Eso sí, ya puestos a subir la potencia contratada puedes aprovechar para comprobar si puedes acogerte a alguna oferta con la comercializadora, o directamente negociar algún tipo de ventaja o descuento. Si no te convence lo que te ofrecen, quizá puedas cambiar de comercializadora por un precio más asequible que el que te da la empresa suministradora de energía actual. Con esto, se puede conseguir que la subida de potencia tenga una incidencia menor en la factura de la luz de la comunidad de lo que puede parecer en un principio.

Si todavía se quiere que la factura salga aún más barata y es posible, si se añade al sistema una placa solar que pueda captar la energía eléctrica necesaria para que funcione el sistema de aerotermia, al menos en parte, todavía pagarás menos electricidad. Y también mejorará el nivel de sostenibilidad de la instalación centralizada. Por descontado, también mejorará la certificación energética del bloque.

Así funcionan los sistemas centralizados de aerotermia, con sus ventajas e incovenientes, superados claramente por las primeras. Así que, si te interesa instalar un sistema de este tipo cuando en tu comunidad de vecinos se vaya a sustituir el actual ¡no te lo pienses y contacta con expertos para que os asesoren!

 

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!