¿Cómo detectar una fuga de gas? | Seguridad en tu hogar
Guía Práctica

¿Cómo detectar una fuga de gas? | Seguridad en tu hogar

En general, las instalaciones de gas suelen ser bastante seguras. Pero eso no quiere decir que no pueda producirse una fuga de gas en una de ellas. En estos casos es necesario tener claro cómo proceder si hay una. Saber qué pasos hay que dar y también a quién avisar. Pero también es importante conoce cómo detectar una fuga de gas.

Si no se sabe cómo detectar una fuga de gas de forma adecuada, el peligro de que haya un accidente e incluso víctimas, es elevado. Por eso es importante que todos, incluso los que no tengan una instalación de gas natural en su vivienda, conozcan las señales que alarman de la existencia de una. A continuación detallamos, paso a paso cómo identificar una fuga de gas en una vivienda. También qué hay que hacer en caso de que haya una para evitar accidentes.

Cómo detectar una fuga de gas: el olor

Uno de los primeros detalles que hay que conocer para saber cómo detectar una fuga de gas es que uno de sus primeros indicativos es el olor. Realmente, el gas no tiene olor, pero la ley en España obliga a las empresas encargadas del suministro de gas natural a agregar a este unas sustancias determinadas que le doten de olor. De esta manera, si hay una fuga, el gas liberado de las tuberías por uno o varios puntos por donde no debe salir, uno de sus principales indicadores, no pasará desapercibido.

El olor que se añade al gas natural, mediante un proceso conocido como odorización es bastante característico. Se realiza mediante la adición de un determinado compuesto químico, que pueden ser mercaptanos o, en algunos casos, tetrahidrotiofeno (THT). Si se detecta un olor fuerte a gas en el interior de una vivienda, sobre todo si se produce en una habitación o estancia en la que no hay una caldera ni una cocina de gas (puede haberse quedado un fuego encendido por error), es muy probable que haya una fuga.

Otros indicios a conocer

Además del olor, en ocasiones un sonido puede ser indicativo de que hay una fuga de gas. Se trata de un silbido agudo, también muy característico, que se produce por la presión con la que el gas se escapa de las conducciones. Si escuchas un silbido extraño y sostenido en el interior de una vivienda puede que sea una fuga de gas. Si además va acompañado por olor a gas, tienes todas las papeletas para encontrarte ante una fuga de gas.

En escasas ocasiones no se nota el olor ni un silbido, pero sí se perciben señales físicas de que algo no va bien. El gas es muy contaminante y puede provocar nauseas, mareos, dolores de cabeza y vómitos. Si tienes estos síntomas y sospechas que algo no marcha bien, sal al exterior. Si tu estado mejora, puede deberse a una fuga de gas.

Pero las fugas de gas también pueden darse en exteriores. Es decir, en las conducciones que discurren fuera de los edificios. En estos casos el olor a gas será más difuso por estar en exteriores. También costará más escuchar el silbido. Pero hay que estar atentos si se pasa por un lugar en el que puede haber conductos de gas y se notan estos indicios.

En exteriores hay también otras señales que pueden darse en función del estado del terreno. Por ejemplo, si una conducción pasa bajo un charco, y la fuga se produce justo debajo de él, en el agua estancada aparecerán burbujas. Esto se puede tomar como un indicio inequívoco de que hay una fuga de gas.

Qué hacer cuando se sospecha que hay una fuga de gas

La reacción cuando se tiene la seguridad de una fuga de gas ha de ser distinta en función de su magnitud. Evidentemente no tendremos la misma posibilidad ni tiempo de reacción si se trata de una fuga muy pequeña que si la fuga es mucho mayor. Por eso, lo primero que tienes que hacer es evaluar la magnitud de la fuga. Si es muy grande, sal del edificio sin perder un momento y llama a emergencias cuanto antes para que acudan bomberos y personal de la compañía del gas. Esto es, si el olor a gas es ligero y no es escucha silbido, la fuga puede ser leve. Si por el contrario el olor es fuerte y penetrante y se escucha un silbido fuerte (cualquiera de las dos cosas), es grave.

Si no es grave, lo primero que tienes que hacer es abrir todas las ventanas para ventilar la vivienda. Retira también las cortinas de las ventanas, para intentar que el nivel de ventilación sea el mayor posible. Para que haya corriente es aconsejable que se abran también las puertas. Después cierra las válvulas de gas que hay en la casa. Serán de varios tipos, ya que además de la general de la vivienda habrá otras, por ejemplo, en la cocina, cerca de la caldera.

Las válvulas de gas que encontrarás en la cocina será muy similares a estas. Puedes tener una para la caldera y otra para la cocina de gas, por lo que tendrás que cerrar dos. Si tu cocina es eléctrica, solo tendrás la de la caldera. En cualquier caso, para cerrar las llaves solo tendrás que apretar y girar la maneta de manera que quede perpendicular a las tuberías. Solo así quedarán cerradas.

Una vez tengas cerrados las válvulas revisa la situación de los fuegos de la cocina, si esta es de gas, para asegurarte de que están correctamente cerrados. Abre también la tapa de la caldera si no se ve su llama desde el exterior y asegúrate de que esta se ha apagado. Eso querrá decir que no le llega gas. Apaga también la caldera. Es importante que además no enciendas ningún aparato eléctrico. De hacerlo, por muy pequeñas que te parezcan las probabilidades de que ocurra, podría saltar una chista y, por la acumulación de gas, declararse un incendio.

Una vez cerradas las llaves de paso de la caldera y la cocina, toca hacer lo mismo con las del resto de la casa, aunque es muy probable que únicamente te quede por cerrar la de paso general a la vivienda. Será parecida a alguna de estas, y contará con una maneta que tendrás que girar para cortar el paso al gas. Cuando lo hayas hecho, el paso del gas a toda la vivienda debería esta ya cortado, y el olor del gas, por las medidas que has tomado, empezará a desaparecer. El peligro de accidente se ha alejado, pero tendrás que contactar con la empresa suministradora del gas para que acudan a buscar y solucionar la fuga.

En este momento es aconsejable que salgas a la calle y toques lo menos posible cualquier elemento de la vivienda. No llames tampoco a la compañía de gas que tengas, desde el interior de la casa. Hazlo cuando ya estés en el exterior. Y por supuesto, no se te ocurra encender un cigarro ni dentro ni en las proximidades de la vivienda afectada. Si ya está fuera, ponte en contacto con tu compañía proveedora de gas para informar de lo que ha pasado. En caso de que la fuga sea muy grave, contacta también con el servicio de emergencias para que se encarguen de todo.

Qué hacer cuando la fuga de gas esté en el edificio

Además de en una vivienda, las fugas de gas también se pueden dar en el interior del edificio en el que está la casa. En estos casos, las señales de alarma que indicarán que hay una fuga de gas en el edificio son exactamente los mismos que en una vivienda. Por un lado, el olor a gas. Por otro, los silbidos. En estos casos hay que cerrar la llave de paso del gas al edificio.

Para ello tendrás que acudir al cuarto de contadores del gas, puesto que es muy posible que se encuentre allí. Puede que cada contador tenga también su propia llave de paso, por lo que si las cierras todas también cortarás el paso del gas desde ese punto a cada vivienda.

Ya con todas las llaves de paso cerradas, llega el momento de comprobar si el olor y/o el silbido persisten. Si no es así, abre las ventanas para ventilar y que se vaya el gas. Después avisa a los vecinos para explicarles lo que ha pasado y que abran también las ventanas para evitar accidentes. A continuación, desde el exterior del edificio, llama a la compañía suministradora de gas y a emergencias para que intervengan, encuentren y reparen la fuga.

Ya has visto no solo cómo detectar una fuga de gas en una vivienda. También a saber cuándo hay una en un edificio. Y también cómo detectar una fuga de gas en exteriores. También cómo actuar ante una fuga de gas. Solo te queda por conocer un pequeño detalle: hasta que la fuga no esté reparada y la compañía proveedora de gas no te lo haya confirmado, no abras de nuevo las llaves de paso del gas.

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!


   
En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad