Guía Práctica Soluciones de eficiencia energética

Regulación en un suelo radiante / refrescante | Confort al alcance de tu mano

El 40% del consumo de energía y el 36% de emisiones de CO2 pertenecen a edificios residenciales y comerciales. Con la aprobación del nuevo Código Técnico de la Edificación (CTE), se pretende avanzar en la mejora de la eficiencia energética de los edificios. Hay que destacar que la eficiencia no debe lograrse a costa de la perdida de confort. Por lo qué, el suelo radiante puede ser una gran herramienta para cumplir con ambas cosas.

Uno de los elementos que más contribuye a que el nivel de confort en una vivienda sea el óptimo tanto en invierno como en verano, es un sistema de regulación adecuado. Con ello, se puede mantener la vivienda, en todo o en parte, a la temperatura ideal. Los elementos de regulación constituyen una parte muy importante de la instalación. Los parámetros de funcionamiento deben ajustarse para optimizar el comportamiento de la instalación tanto desde el punto de vista del confort como del ahorro energético. Pero también para no pasar calor, puesto que el nivel de confort térmico baja tanto si en una estancia hace demasiado calor como si hace demasiado frío. Por tanto, hay que tener cuidado para regular la temperatura adecuadamente. Además, hay que tener presente que no en todas las estancias de la casa es necesario contar con la misma temperatura. En unas estancias se puede estar cómodo con menos temperatura que otras. Bien porque se utilicen más para descansar que para trabajar o disfrutar del ocio, o porqué por sus características tienen de por sí más temperatura que otras. Por ejemplo, si un salón recibe la luz del sol durante buena parte del día, tendrá una temperatura natural mayor que otras habitaciones algo más oscuras.

El suelo radiante es un sistema de calefacción basado en el concepto de inercia térmica, lo que le hace muy propenso a sufrir perturbaciones por variaciones de la climatología. En un sistema de suelo radiante  / refrescante, en invierno, el mortero absorbe el calor disipado por las tuberías y lo cede al pavimento superior que, a su vez, emite esta energía hacia las paredes y techo de la habitación mediante radiación y en menor grado por convección natural. En cambio, en verano, el pavimento absorbe el calor por radiación y en parte por convección, desde las paredes y el techo, transmitiéndose a la capa de mortero y a la tubería de suelo radiante, transportándose a través del agua el calor hacia el exterior de la vivienda. En muchos casos, un sistema refrescante será suficiente para proporcionar confort en el verano sin tener que recurrir a un costoso sistema de aire acondicionado.

Debido a estas características, al realizar la regulación hay que tener en cuenta:

  • El sistema de regulación debe estar adaptado a estos cambios para prevenir el sobrecalentamiento de las habitaciones.
  • Los periodos de calentamiento o de refrigeración en las habitaciones deben estar bien ajustados y a ser posible, automatizados. De esta forma conseguimos un mayor confort, con un mínimo consumo energético.

Como funciona el sistema de control

El principio de funcionamiento del sistema de control de cualquier instalación de suelo radiante / refrescante es conseguir que las aportaciones de calor o frío en los diferentes locales que componen la instalación se correspondan con las pérdidas de calor que se producen en dichos locales. El sistema de control de una instalación de suelo radiante / refrescante incluye tres subsistemas:

  • Control del generador
  • Control general de la instalación de suelo radiante
  • Control individual de temperatura en las habitaciones que componen la instalación

Para el funcionamiento en régimen de refrigeración, existe el riesgo de formación de condensaciones en la superficie del suelo si esta está a una temperatura próxima a la de rocío del ambiente. Una sonda de condensación adicional garantizará que no se produzca este riesgo. Adicionalmente, se debe contemplar la instalación de elementos que actúen como secadores del aire, tales como deshumidificadores. En este régimen, no es conveniente dejar enfriar la losa de mortero, puesto que ello repercute negativamente en el consumo energético de la instalación.

A pesar de que existen diversas formas para regular el confort ambiental, es recomendable la regulación individual por estancia. Esto crea un control mucho más preciso del confort deseado, pues se controla la temperatura de confort. En las instalaciones de calefacción por suelo radiante / refrescante, hay una estrecha relación entre la temperatura del agua, el ambiente interior y el exterior. Por ser muy baja la Δt entre la temperatura del agua y el ambiente, cualquier cambio en la temperatura del agua genera una modificación en la emisión de calor o frío de la placa radiante del suelo.

Los elementos más habituales para el control individual son:

  • Unidad de control. Proporciona alimentación eléctrica para los cabezales, conexión de la bomba y conexión de los termostatos, así como la conexión para otros elementos opcionales de control.
  • Termostatos de ambiente en cada estancia. Con sistema por cable o por sistema inalámbrico.
  • Cabezales electrotérmicos en cada circuito del suelo radiante.

Standard Hidráulica ofrece un nuevo sistema de control para sistema de suelo radiante / refrescante. Donde se incluye unidad de control, termostatos y actuadores electrotérmicos para controlar los diferentes circuitos, permitiendo regular perfectamente la temperatura en cada habitación.

Unidad de control

Consiste en una caja electrónica de conexiones con alimentación eléctrica a 230 V y salidas a 230 V o 24 V. Se utiliza como elemento de alimentación eléctrica y generador de la tensión de maniobra adecuada para la alimentación de los cabezales. Dispone de un número determinado de entradas para conexiones de los termostatos y un número de salidas para alimentación de los cabezales electrotérmicos.

Permiten un control de temperatura óptima, por área o habitación. Con control ajustable de la bomba. Incorpora conexión para, limitador de temperatura, sonda de punto de rocio y deshumidificador.

Termostato de ambiente

El termostato ambiente regula eléctricamente, con actuación todo-nada, en combinación con los actuadores electrotérmicos, la temperatura existente en el local donde está instalado. Según el sistema elegido, puede funcionar por un sistema inalámbrico o el sistema tradicional por cable.

La regulación se produce de la siguiente forma. Cuando la temperatura del local se sitúa por encima del valor ajustado en el termostato, los contactos de este estarán en posición de reposo, interrumpiendo la alimentación eléctrica del cabezal electrotérmico montado en la válvula del colector, que controla el paso de agua por el circuito de ese local.

Si la temperatura se sitúa por debajo de la temperatura fijada en el termostato, se actúan los contactos del termostato, alimentando al cabezal electrotérmico, con lo que se permite la circulación de agua por el circuito de tubos de ese local.

El termostato ambiente se sitúa dentro del local cuya temperatura controla. Debe colocarse a una altura entre 1,50 y 1,70 metros respecto al suelo, en una posición favorable para recibir las corrientes de aire y separado de aparatos que puedan falsear su medición.

Cabezal electrotérmico

Es un dispositivo eléctrico de accionamiento de las válvulas que controlan la circulación hidráulica individual de los circuitos de tubos del sistema de suelo radiante. El conjunto cabezal-válvula tiene la función de controlar el paso de agua a través del circuito de tubos emisores del sistema, permitiendo regular la aportación térmica al local.

La alimentación eléctrica puede realizarse a 230 V o a 24 V, según las características requeridas de la instalación. Es un actuador de 2 hilos, con accionamiento todo-nada y normalmente cerrado. Cuando el cabezal recibe alimentación eléctrica está abierto y cuando se interrumpe la alimentación, se cierra. Es el modelo más habitual.

En resumen, todos los factores indicados anteriormente hacen que el sistema de suelo radiante contribuya no solo a mejorar el ahorro y la eficiencia energética, sino que también al confort de los usuarios. Cumpliendo perfectamente con el objetivo y espíritu del nuevo CTE.

 

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!


   
En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad