Guía Práctica Reformas y rehabilitacion

¿Cuáles son los diferentes tipos de tubo PE-X?

El uso del tubo PE-X no ha hecho más que acrecentarse desde la década de los años 60 del siglo pasado y hoy en día es una alternativa interesante a otros materiales termoplásticos, como son el policloruro de vinilo (PVC) y el policloruro de vinilo clorado (CPVC). El tipo de polietileno que se emplea en la mayoría de los casos para fabricar el PE-X es el de alta densidad (PEAD o HDPE, en sus siglas en inglés). Es uno de los materiales más utilizados en las instalaciones de agua sanitaria doméstica y sistemas de suelo radiante.

El PE-X tiene una conductividad térmica de 0,35 W/m ºC, es decir, es un muy buen aislante térmico, lo cual le confiere importantes ventajas a la hora de consideraciones normativas referentes al aislamiento en las instalaciones mecánicas y evitar condensaciones en las instalaciones térmicas del edificio.

 

Regulación y mejoras prácticas

El PE-X posee una resistencia elevada al calor y un excelente comportamiento a la deformación con el paso del tiempo. El PE-X es apropiado como materia de conductos de agua potable caliente bajo presión.  Son aptas para transportar agua potable, tanto desde una perspectiva de salud como toxicológica. Ver y cumplir con las regulaciones más estrictas a este respecto.

En particular, las tuberías PE-X no pueden instalarse:

  • En el mortero de baldosas fijas o en suelos de pavimento construidos con aglutinantes hidráulicos.
  • Dentro del aislamiento de la pared externa.
  • Dentro de un pavimento flotante.
  • Dentro del aislamiento térmico de una losa flotante sin anclaje.

Cuando se empotra el PE-X en la pared, es esencial respetar ciertas áreas de seguridad.  El tubo (o vaina) debe tener una separación mínima, ya sea con la parte superior de la pared o con la parte inferior de al menos 20 mm. También se debe tener en cuenta el radio de curvatura.

El diámetro mínimo de la vaina se calcula de acuerdo con la previsión de llenado de la tubería, para tener en cuentala dilatación de esta entre dos puntos fijos. El diámetro exterior es importante saberlo, ya que es la base para calcular el espacio mínimo de la roza en la pared (20 mm mínimo).

Diámetro nominal: ¿de qué estamos hablando?

 

Los diferentes tipos de tubo PE-X

El PE-X nace de una reacción química llamada reticulación aplicada al polietileno. El resultado de esta reacción química es que las moléculas adquieren mayor rigidez y resiliencia. El reticulado, realiza una operación para unir las cadenas moleculares entre ellas, formando una red tridimensional, transformando el termoplástico en un termoestable y así aumentar sus propiedades mecánicas.

Existen tres tipos de reticulación, reguladas por la normativa UNE EN ISO 15875:

  • PE-X A: Fabricación realizada por el método del peróxido o método Engels, después del proceso se consigue una reticulación superior al 70%.
  • PE-X B: Fabricación realizada por el método silano. El silano activa el proceso de reticulación que reacciona cuando el material se sumerge en agua caliente. Reticulación entre el 65% y 70%.
  • PE-X C: Sin la adición de un activador químico, la reticulación se realiza por el método de radiación de electrones. Reticulación entre el 60% y 65%.

La normativa no distingue estos materiales en cuanto a su rendimiento y usos, en relación con las aplicaciones consideradas. Sólo unas pocas diferencias se relacionan con ciertas características, incluyendo la tasa de reticulación, que es diferente dependiendo de los procesos utilizados. Estos tres procesos producen PE-X de calidad y cumplen con los requisitos reglamentarios (temperatura máxima, vida útil, etc.).

Más que el tipo de reticulación, el tipo de resina y las mezclas utilizadas por los fabricantes son importantes porque califican el grado de flexibilidad y facilidad de colocación de los tubos.  Estas mezclas son únicas para cada industrial.

 

PE-X con barrera de oxígeno

Las tuberías PE-X estándar permiten que algo de oxígeno penetre a través de las paredes, por lo que ciertas aplicaciones o sistemas requieren que la tubería cuente con una barrera que impida la penetración o difusión del oxígeno al ambiente. En estos sistemas es importante prevenir la oxidación y desgaste de componentes ferrosos, por ejemplo, en instalaciones de calefacción, radiadores, calderas, etc. es el caso de las tuberías PE-X con barrera de oxígeno.

La barrera (BAO) está formada por una o varias capas laminadas de etivinil-alcohol (también conocido como EVAL o EVOH, frecuentemente usado en la industria alimentaria como barrera al oxigeno) en el exterior o interior de la tubería, la cual le da un acabado brillante y alarga la vida del sistema.

Ventajas del tubo PE-X

 

Tubo con y sin aislamiento, y envainado

Cualquier tubo que lleve un líquido que probablemente esté por encima de 60 ºC debe estar al menos envainado. Este es el caso, por ejemplo, de los tubos que componen los sistemas de calefacción en los que el agua circularía a70 ºC.

Por lo tanto, podría considerarse que para un sistema de agua sanitaria fría se puede colocar el tubo sin ningún tipo protección, empotrado en la pared. Es un método reglamentariamente permisible, pero no recomendado. De hecho, un tubo PE-X es mecánicamente frágil y sensible a las agresiones externas.

Si es posible, se recomienda instalar tubos envainados, pues la vaina actúa como protección mecánica.  Además, la correcta instalación de un tubo envainado facilita su cambio cuando sea necesario. En este caso, el tubo viejo sirve como una aguja para arrastrar el nuevo tubo por la vaina.

 

Tubo PE-X aislado: beneficios y limitaciones

Las ventajas principales de las tuberías aisladas son la reducción de las pérdidas de calor, con el consiguiente ahorro energético, y para evitar condensaciones. Por esas razones, la instalación de tuberías aisladas es recomendable en todas las instalaciones. Según indica el RITE y sus ITC sobre el aislamiento de las redes térmicas de tuberías, todas las tuberías y accesorios dispondrán de un aislamiento térmico.

Para redes empotradas, puede ser interesante utilizar PE-X pre-aislado. Se puede utilizar para grandes longitudes, especialmente para sistemas de calefacción. En general, estos tubos no se utilizan en sistemas de agua sanitaria, normalmente una tubería para agua sanitaria no lleva agua caliente para no promover el desarrollo de la legionela en la red.

Se utiliza principalmente en redes de calefacción, donde las longitudes son importantes, con el fin de limitar las pérdidas de calor.  De hecho, un tubo con envainado simple, la potencia en el tubo disminuye y las áreas cercanas se pueden calentar.

Sin embargo, la instalación de tubos con el recubrimiento de aislamiento implica un diámetro final mayor que un tubo libre de protección. Pudiendo alcanzar rápidamente grandes diámetros, por lo tanto, hay que tener cuidado con el espacio reservado para su colocación. En este caso, es importante preguntar primero si es pertinente su colocación y, a continuación, preparar la instalación. Entonces, puede ser necesario hacer pasar los tubos por otro lugar (el falso techo), tener que disminuir la altura del techo en algunas zonas (para conseguir una disposición ideal en circulación), etc.

El tubo PE-X pre-aislado es una solución todo en uno, que ahorra tiempo real en la instalación. Otras soluciones, como los tubos PE-X pre-envainados también ahorran tiempo de instalación.

Los tubos de plástico son los únicos productos que requieren una vida útil regulatoria de más de 50 años. Una red montada en PE-X, envainado o aislado, de acuerdo con las recomendaciones y regulaciones, es una solución económica y ultra eficiente, adaptada a redes de agua caliente, agua fría sanitaria y alta temperatura (radiadores).

About the author

Avatar

STH

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Suscríbete

Si quieres estar al día de las novedades del sector, suscríbete a nuestra newsletter.

En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad