Guía Práctica Normativa y Certificación

Características de las válvulas de gas que debes saber

En todos los circuitos de gas, independientemente de su finalidad, hay siempre elementos de control. Se trata de un tipo de válvulas de gas, que son de instalación obligatoria. Estos dispositivos sirven o para limitar un exceso de caudal o para proteger la instalación en caso de incendio. Con ellas se bloquea el circuito para evitar diversos problemas, así como fallos graves en la instalación. Por ejemplo, explosiones o fugas de importancia. Esto se consigue gracias a la misión de estas válvulas, proteger al circuito de un exceso de flujo de gas.

Eso sí, para que las válvulas puedan instalarse en un circuito de gas, deben tener una serie de características. En su fabricación y montaje se han de tener en cuenta ciertas normas. Por ejemplo, el punto de la instalación en el que se deben instalar. Han de colocarse en el punto inicial de cada instalación, tanto de las colectivas como de las individuales. En concreto, después del regulador. Y a ser posible, en el exterior del edificio o de cada vivienda. De esta manera, se protege toda la instalación contra roturas imprevistas, porque se puede limitar el paso del gas a toda ella si hay un problema.

Válvulas limitadoras de caudal

Estas válvulas de gas limitadoras de caudal han de ser automáticas. De esta manera, se activarán solas en cuanto detecten anomalías. Cuando haya un exceso de flujo, se activan hasta cortar completamente el paso de gas a la instalación. Así se evitan tanto fugas como explosiones. Eso sí, cuando el problema se soluciona, las válvulas deben también poder abrirse de manera prácticamente automática. Así, cuando el flujo de gas vuelve a ser normal por el restablecimiento de la cantidad de flujo considerado como seguro, esta se abrirá sola. Sin necesidad de una intervención exterior.

Además, estas válvulas que se pueden utilizar tanto en conducciones metálicas como plásticas, estarán protegidas contra impurezas. Por un lado, el resorte que se encarga del cierre de la válvula cuando hay un exceso de flujo, está protegido para no estar en contacto con ellas. De otra manera, pasado cierto tiempo, se podría alterar su funcionamiento, y llevar a que se bloquee y que la válvula no cierre a tiempo.

Además, las válvulas cuentan con un pequeño agujero, destinado a la purga de impurezas y gas cuando el circuito está abierto y funciona con normalidad. Este agujero también estará protegido contra la acumulación de las impurezas. De otra manera, estas se acumularán en sus bordes hasta bloquearlo, lo que pondría en peligro el normal funcionamiento del circuito. Pero también quedaría comprometetida la seguridad de la instalación.

Estas válvulas también han de estar preparadas para poder instalarse en cualquier posición. Tanto en horizontal como en vertical. Por tanto, en su diseño y fabricación debe tenerse en cuenta estas características, para que esto sea posible y siga cerrándose y abriéndose automáticamente en cualquier posición. Eso sí, a la hora de colocarlas hay que tener presente que siempre deben estar instaladas en el sentido del flujo del gas.

Válvulas de seguridad térmica

Además de las válvulas limitadores de caudal, que se encargan de limitar el flujo cuando hay un exceso de presión, hay otras pensadas para proteger el circuito de la vivienda o el edificio en el que están instaladas, en caso de fuego. Su misión es bloquear el paso del gas a la instalación cuando se supere una determinada temperatura.

Estas válvulas estarán siempre preparadas para activarse y cerrarse de manera automática. Así se evita una fuga que pueda original una explosión o que el incendio se avive. Para que funcionen correctamente deben estar preparadas para activarse a una temperatura determinada. Normalmente, esta estará comprendida entre los 95 y los 100 grados centígrados. Pero no solo eso, también deben estar diseñadas para poder mantener su función durante un tiempo.

En concreto, deben poder mantener cerrado el paso de gas durante aproximadamente una hora. Y hacerlo hasta una temperatura máxima de casi 1000 ºC. Concretamente, hasta los 925 ºC. De esta manera se da cierto tiempo hasta que se pueda apagar un incendio no demasiado grave, y también para poder evacuar la vivienda.

Estas son, básicamente, las características que deben tener un modelo de válvulas de gas para poder proteger el circuido en el que están instaladas, de diversos peligros. Tanto de escapes de gas, como de excesos en el flujo del mismo, e incluso de explosiones e incendios.

Añade un comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

¿Quieres estar informado? ¡Suscríbete a nuestra newsletter!


   
En STH le damos importacia a tus datos, consulta aquí nuestra política de privacidad